DestacadasEconomíaNacionales

Gas: el Gobierno compró 30 buques en el verano para pagar menos, pero hoy sale más barato

El GNL es siempre más caro en invierno que en verano. El Estado se adelantó este verano y pagó u$s19 el millón de BTU. Pero el costo bajó más y ahora sale u$s12.

Argentina gastó casi u$s5.000 millones por arriba de lo previsto en importaciones energéticas durante 2022. Eso fue porque la invasión rusa en Ucrania disparó los precios internacionales de los productos energéticos y cuando el país necesitó importar gas y gasoil, los valores estaban por las nubes. Para evitar ese escenario, la estatal Enarsa anticipó compras de buques de gas en el verano, para evitar una posible suba en el invierno.

Pero, de nuevo, otro escenario imprevisto irrumpió. El invierno europeo y occidental fue más benigno de lo esperado, ergo la demanda de gas no fue tan alta y entonces los precios de ese producto cayeron. Argentina adelantó las compras para ahorrar. Pero si hubiera adquirido el gas sobre la marcha- como hizo el año pasado-, hubiera pagado menos.

“Con el diario del lunes es fácil opinar”, refutan en Enarsa. “Creo que la estrategia fue buena. Por el acuerdo con el FMI, teníamos presupuestado pagar hasta u$s50 por millón de BTU (la unidad de medida del sector). En junio del año pasado estaba a u$s57, en noviembre (de 2022) estaba a u$s38. En diciembre, se cotizaba a u$s30 y en febrero de este año a u$s19””, explican.

Enarsa inició las compras de gas en ese momento, en febrero. Se comprometió a pagar a u$s19 por millón de BTU. Pero los precios siguieron descendiendo y hoy están más cerca de u$s12. En términos presupuestarios, generamos un ahorro de u$s2.000 millones con respecto a lo que teníamos previsto”, dicen en Enarsa.

“Podríamos haber ahorrado más, si. Podríamos haber ahorrado menos, también. El mercado está muy volátil. El año pasado, el GNL arrancó en u$s12 (por millón de BTU) y después se terminaron abonando u$s47”, agregan.

De todas formas, Enarsa está tratando de renegociar condiciones de pago de los cargamentos comprados. Había un esquema de pago en cuotas, que se está revisando.

Enarsa casi siempre compró los cargamentos de gas sobre la hora. En general, esa estrategia resultó perdidosa para el Estado, ya que las compras a último momento suelen ser más caras que las hechas con cierta antelación. Si se toma un promedio de los últimos 20 años, siempre el GNL fue más caro en el invierno que en el otoño. Este año es la excepción a esa regla.

La estimación de algunos especialistas locales es que Enarsa podría haber ahorrado u$s300 millones comprando ahora, en lugar de haberlo hecho en el invierno. “Cuando se tomó la decisión de contratar a precio fijo, el precio del GNL cayó de los u$s50 que tuvo en 2022 a los u$s20 que vimos en este verano”. A contramano de eso, los analistas energéticos internacionales advertían que los precios bajos podían durar pocos días más, ya que Europa podía retomar grandes compras si las temperaturas frías se agudizaban en el invierno.

En febrero, Enarsa, adelantó la compra de 30 barcos para el invierno. Total, Vitol y BP fueron los traders ganadores. Cada uno traerá 10 barcos durante el invierno: uno entre mayo y junio, otro en julio, y el resto en agosto-septiembre.

Argentina demanda más de 150 millones de metros cúbicos de gas durante el invierno. El país produce cerca de 100 millones, pero le falta el resto en los meses de temperaturas más bajas. Por el gasoducto Vaca Muerta, la capacidad local crecerá unos 11 millones de metros cúbicos lo que genera un ahorro de u$s900 millones. Es porque el gas local se paga a una quinta parte (o menos) que el internacional.

Aunque el gasoducto Vaca Muerta generará menor costo fiscal, todavía este invierno habrá que recurrir a GNL extranjero. Recién con la segunda etapa de Vaca Muerta se podría duplicar la capacidad de transporte y aminorar más las importaciones.

Durante 2022, Argentina destinó u$s2.700 a importaciones de GNL. Pagó un promedio de u$s29 por millón de BTU, la unidad de medida del sector. Fue el precio más alto pagado por ese producto. En 2021, había abonado u$s.100 millones por ese gas.

Aunque se estima que este año bajarán las importaciones por la construcción del gasoducto que une Vaca Muerta con Buenos Aires, el país seguirá necesitando gas extranjero para pasar el invierno.

fuente: Clarin

Publicaciones relacionadas

Mira también
Cerrar
Botón volver arriba